El Municipio de Zárate, a través de la Secretaría de Gobierno, mantuvo una reunión con los responsables de las diferentes agrupaciones políticas, en el marco de la próxima campaña electoral, para consensuar y acordar el cumplimiento de la Ordenanza Nº 4507 que regula la propaganda política en tiempo de campaña, y establecer los criterios que se deben respetar en cuanto a la colocación de las mismas.

En el encuentro se trató el retiro de todos aquellos elementos de propaganda (pasacalles, afiches, cartelería) que están en incumplimiento o en contraposición con lo que establece la ordenanza. Por este motivo, se otorgó el plazo de 48 horas para subsanar aquellos casos donde exista incumplimiento de la normativa, para quitar el material colocado. Caso contrario, será retirado por el Municipio y se aplicarán multas.

La Ordenanza fue creada para regular los aspectos de higiene y estética urbana, preservar los bienes que componen el dominio público y privado, proteger los espacios públicos, mobiliario urbano, estética urbana, y seguridad vial, entre otros, afectados por la instalación y colocación de elementos de campaña de manera irrestricta e irresponsable.

Establece las pautas que deben respetar todos los partidos políticos, entre ellas que queda prohibido la instalación de anuncios de campaña sobre aceras, calzadas, cordones, isletas de avenidas, parques, plazas, paseos, y árboles del Partido de la Ciudad de Zárate.

También prohíbe la fijación de afiches murales -que requieran pegamento para su fijación- sobre pared o muro, postes de alumbrado público, semáforos, propiedad de dominio público y privado, árboles, refugios del sistema de transporte y todo equipamiento urbano.

En otro de sus artículos establece la prohibición para colocar pancartas y pasacalles sobre las avenidas de voluminosa circulación; a saber: Avenida Gallesio; Avenida Anta; Avenida Costanera; Avenida Antártida Argentina; Avenida Lavalle; Avenida N°11 de Lima, y calle Justa Lima.

El Municipio insta a que se respete la ordenanza que regula la propaganda electoral